Ser niña en los años 90 no fue fácil. Hay muchas cosas que no se tuvieron en cuenta a la hora de definir estilos y tendencias en los noventa. Cuántos horrores hemos tenido que soportar y cuántas fotos hemos tenido que borrar. No fue fácil.

chicas de los 90

Estas son las 12 tragedias que las niñas de los noventa hemos pasado:

1. Pantalones campana. Qué faena tener que cambiar todo el armario, cuando teníamos los pantalones campana tan horteras que se llevaban. ¿Las madres nos decían nada? Vaya cuadro.

2. Enterarse que Genovia, el país de ‘Princesa por Sorpresa’ era inventado. ¿Qué cara se te quedó cuando lo supiste? Era tu película favorita.

3. Cuando te encantaba escribir con lápiz o con los típicos portaminas de colores de stabilo que tenía todo el mundo y tu profesor te emplazó a no usarlo jamás porque te estabas haciendo mayor y si ibas a entrar en la universidad, tenias que escribir con boli. Qué cosas. Hoy en día se escribe a ordenador.

4. Cuando tu madre te compraba los cuadernos Santillana para verano y tú subías de la playa al apartamento y tenías que ponerte a hacer deberes.

5. Cuando tuviste que hacer frente a la muerte de Lucía la de Los Serrano. Atropellada, fue uno de los más duros golpes de tu serie favorita. Con Guille descubriste tu sexualidad y con DVD tuviste tu primer orgasmo.

6. La muerte de tu primer Tamagochi. Ese Tamagochi que cuidabas como si fuera un bebé y que al final dejaste de hacer caso por culpa del Messenger y del Tuenti. Murió y con él se fue tu juventud.

7. Descubrir que Doraemon era imaginario. Cuando te enteraste de que en el último capítulo Doraemon era tan solo un producto de la imaginación de Nobita. Qué pena.

8. Cuando cerró Tuenti. No tenías Facebook y usabas Tuenti. Tenias tus fotos canis, tus recuerdos, tus fotos en clase, tus primeras fotos de fiesta… De repente cerró.

9. Cuando el profesor te pillaba las notas que le enviabas a tu amiga para no hablar en voz alta y habías dicho algo malo del profesor. ¿Cuántas veces te habrá llevado a apuntarte? Ahora, todo se habla por móvil.

10. El cruel final de la película Rebelde Way. ¡Qué mal!

11. Que tu hermana o tu madre leyera tu diario. Qué vergüenza. Ahí donde apuntas quién te gusta o con quién te has besado. Era una intromisión en la intimidad de una adolescente. Ahora seguro que lo recuerdas junto a tu madre y te ríes.

12. Tus primeros rizos con la plancha y ese flequillo recto y planchado. Qué cosas, hoy no nos gustaría vernos así, cual caniche. (Risa)